Un silo automático es un depósito automatizado donde los propios racks conforman la estructura del edificio

Silo automático, donde la estantería sostiene el edificio

09 agosto 2021

Un silo automático es un depósito autoportante que cuenta con sistemas de almacenamiento automáticos para mejorar la productividad de sus operaciones. En este tipo de instalaciones, son las propias estanterías las que sostienen la estructura del edificio, con lo que se optimiza la máxima capacidad de almacenamiento y se evita la obra civil. 

En este artículo analizaremos cómo se diseña un silo automático, cuáles son sus principales características y, sobre todo, en qué contexto se debe apostar por este tipo de instalaciones. 

¿Qué es un silo automático?

Un silo automático es un depósito autoportante constituido a partir de soluciones automatizadas. El término silo se suele asociar a depósitos de gran altura, como los depósitos autoportantes. En todo caso, este tipo de edificios logísticos son instalaciones donde las estanterías no solo cumplen la función de almacenar la mercadería, sino también de sostener la estructura del edificio.

Este método constructivo posibilita que las estanterías no solo soporten el peso de la carga, la cubierta y los cerramientos, sino también de otros elementos imprescindibles como el cableado y los sistemas de comunicación y de seguridad. Las estanterías ocupan únicamente el espacio indispensable para maximizar la capacidad de almacenaje, ejerciendo la función de los elementos constructivos, como, por ejemplo, las vigas y las columnas.

El proceso de diseño y montaje de un depósito autoportante debe tener en cuenta:

  • Los flujos de trabajo y de mercadería que tienen lugar dentro del depósito.
  • El peso y el tipo de unidad de carga de la mercadería.
  • Los métodos de preparación y expedición de pedidos.
  • Los agentes meteorológicos, pues las estanterías también deben soportar el viento, los movimientos sísmicos o la nieve (que puede depositarse en la cubierta).

Además de la construcción de los sistemas de almacenamiento que conformarán el edificio, ha de contemplarse la colocación de cerchas y correas para la correcta sujeción de la cubierta y la fachada.

Los depósitos autoportantes suelen ser a su vez depósitos automáticos (aunque no siempre) y, por tanto, emplean transelevadores y transportadores que facilitan un flujo de mercaderías ágil y eficiente. De hecho, cada vez más empresas apuestan por este tipo de instalaciones logísticas, ya que los silos automáticos pueden alcanzar hasta 40 metros de altura (y en algunos casos, incluso superarlos).

Los silos automáticos agilizan el flujo de mercancía gracias a los transelevadores
Los silos automáticos agilizan el flujo de mercadería gracias los transelevadores y lanzaderas

Diseño y construcción de un silo automático

La construcción de un depósito automático autoportante requiere de un estudio previo en el que se examinan las condiciones meteorológicas de la zona donde se ubicará el depósito, además de un completo análisis de las operativas que tendrán lugar en él.

Pese a prescindir de obra civil, un silo automático exige ciertas particularidades constructivas como:

  • Una losa sobre la que se asiente la estructura.
  • Un muro perimetral de estanqueidad.
  • Canalizaciones para los desagües.
  • Sistemas de seguridad, como protecciones antincendios.

En el layout del depósito se deben sectorizar las diferentes zonas de almacenamiento que lo constituyen. Eso es especialmente importante en el sector agroalimentario, químico o farmacéutico, pues no todas las SKU se almacenan en las mismas condiciones.

De hecho, es habitual combinar múltiples sistemas constructivos en el centro logístico de una empresa: el depósito automático autoportante puede conectarse directamente, mediante transportadores, con la zona de preparación y expedición de pedidos, con el área de cross-docking o con el centro de producción, entre otros. Más allá de elementos constructivos como la losa o la cubierta, el diseño de un silo automático también incluye los equipos de manutención y los sistemas de almacenamiento con los que se opera dentro de la instalación.

Un silo automático se constituye a partir de máquinas de recorrido fijo como transelevadores, electrovías, Pallet Shuttle automático con lanzaderas y vehículos autoguiados AGV, que extraen y depositan las unidades de carga en el sistema de almacenamiento. Hay que tener en cuenta que las máquinas de recorrido fijo, propias de un silo automático, además de automatizar la instalación, permiten operar a una mayor altura.

Por último, un silo automático exige un sistema de gestión de depósitos que coordine todas las operativas que tienen lugar en su interior, desde la gestión de ubicaciones (slotting) o la sincronización con las otras zonas logísticas de la instalación (estaciones de trabajo VAS o de preparación de pedidos, entre otras). Un programa como Easy WMS de Mecalux es la mejor solución para garantizar la eficiencia en los procesos automáticos y semiautomáticos que tienen lugar en un depósito autoportante.

Un software de gestión de almacenes como Easy WMS coordina todas las operaciones que tienen lugar en un silo automático
Un software de gestión de depósitos como Easy WMS coordina todas las operaciones que tienen lugar en un silo automático

Ventajas del silo automático y consideraciones a tener en cuenta

Un silo automático es una instalación logística que proporciona múltiples beneficios para una compañía. Estos son los principales:

  • Mayor productividad y eficiencia: un silo automático incrementa el rendimiento de la instalación, además proporcionar unas operativas más seguras.
  • Máxima capacidad de almacenamiento: la eliminación de elementos constructivos como columnas y vigas optimiza el espacio destinado al almacenamiento de la mercadería.
  • Reducción de costos: el silo automático es una construcción logística prediseñada que supone una inversión menor que un depósito automático tradicional, al suprimir la obra civil. Por ese motivo, este tipo de estructuras ofrecen un rápido retorno de la inversión (ROI).
  • Implementación rápida y flexible: un depósito autoportante suele construirse con mayor celeridad que los depósitos tradicionales, al eliminar los tiempos destinados a la obra civil.

De todas formas, la construcción de un silo automático requiere un estudio previo de viabilidad de la instalación. En este análisis exhaustivo debe tenerse en cuenta no solo el funcionamiento logístico de la compañía, las operativas del depósito y de los productos, así como las unidades de carga que albergará, sino también los agentes meteorológicos. Las rachas de viento o la nieve susceptible de acumularse ejercen una importante presión sobre la estructura que no debe pasarse por alto. Evidentemente, una empresa especializada como Mecalux siempre contempla estos factores.

El diseño del depósito automático autoportante dependerá, en última instancia, de los resultados del estudio previo. A partir de este, el proveedor de intralogística, junto con el responsable de logística de la compañía, decidirán el tipo de pavimento idóneo para el recorrido de los equipos de manutención, el tipo de cubierta exterior y los sistemas constructivos y de almacenamiento que conforman el silo automático, entre otros.;

Tres ejemplos de silos automáticos

Cada vez son más las compañías que apuestan por silos automatizados que les permiten una mayor flexibilidad y un máximo aprovechamiento de la superficie de almacenamiento. Estos son tres de los proyectos donde Mecalux ha implementado un depósito automático autoportante:

  • Würth: la multinacional alemana dispone de un silo automático de más de 70.000 metros cuadrados para suministrar sus productos a toda la península ibérica. La solución propuesta por Mecalux combina dos sistemas constructivos: un silo automático con capacidad para más de 15.000 pallets, construido por Mecalux, que se complementa con una nave para las recepciones diseñada como una instalación logística tradicional.
  • BASF: Mecalux implantó en Brasil un silo automático para una de las mayores multinacionales mundiales del sector químico. Con esta instalación, BASF cuenta con un depósito automático autoportante con capacidad para más de 8.000 pallets dirigido por el sistema de gestión de depósitos de Mecalux, Easy WMS.
  • Congelados Navarra: esta compañía española se ha consolidado como una de las referencias en la alimentación congelada en Europa. A lo largo de los últimos 20 años, Mecalux y Congelados Navarra han colaborado para construir un centro logístico con tres cámaras de congelación autoportantes automáticas que suman una capacidad total de casi 150.000 pallets.
 
 

Silo automático: capacidad y automatización logística

El depósito automático autoportante se ha convertido en una solución habitual para aquellas compañías con un amplio volumen de recepciones y expediciones. La estructura, sustentada por las propias estanterías, garantiza el aprovechamiento de la superficie, mientras que la automatización, la máxima productividad en todas las operativas.

Productividad, eficiencia y disminución de costos logísticos. Si quieres conocer cómo tu compañía puede beneficiarse con la implantación de silos automáticos, no dudes en contactar con nosotros. Un asesor experto de Mecalux te aconsejará sobre la mejor solución para tu negocio.