Métodos de gestión de stocks de un depósito

¿Qué métodos de gestión de stocks existen?

11 diciembre 2020

¿Has encontrado alguna vez productos caducados o un stock antiguo de mercaderías en tu depósito? ¿Tus costos de almacenamiento son muy elevados? ¿Sigues enfrentándote con demasiada frecuencia a rotura de stock.

Si este es tu caso, pensá en revisar los principales métodos de gestión de stocks utilizados en la actualidad por las empresas de logística, y más concretamente, las estrategias de categorización. A continuación, encontrarás una lista de técnicas que podrías aplicar para evitar que dichas situaciones vuelvan a ocurrir:

El método FIFO (First In, First Out - en sus siglas en inglés)

Esta técnica tiene como objetivo sacar de tu stock las referencias más antiguas, es decir, aquellas que entraron primero en tus canales o estanterías.

Fácil de aplicar, este método permite manipular, organizar y dar prioridad a los flujos de mercaderías y productos.

El método LIFO (Last In, First Out - en sus siglas en inglés)

El método 'Último en entrar, primero en salir' consiste en sacar de tu stock los artículos más recientes, es decir, aquellos que entraron en último lugar.

Al igual que el método FIFO, contribuye a tener una organización coherente y ágil de los flujos de productos.

La cantidad económica de pedidos o el modelo de Wilson

El modelo de Wilson, también llamado método EOQ (Cantidad Económica de Pedido, por sus siglas en inglés), es particularmente adecuado para organizaciones que solo manejan una cantidad pequeña de pedidos diarios, es decir, para pequeñas y medianas empresas.

Las empresas piden sus materias primas y mercaderías en determinados periodos del año. Esta técnica es la más sencilla de implementar, pero implica realizar pedidos de forma regular.

Método de gestión de stocks: el análisis ABC

Este método clasifica las mercaderías en tres categorías: A, B y C.

  • Los productos de la categoría A son los más importantes y suponen el mayor valor de consumo anual. Ten en cuenta que estos artículos deben someterse a un riguroso control de stock y almacenarse en áreas con condiciones ambientales especiales. Es primordial reponer este tipo de stocks con regularidad para evitar los inconvenientes causados por las roturas de stock.
  • Los productos de la categoría B son aquellos que se consideran «intermedios», es decir, su valor de consumo es medio. Como se ubican entre las categorías A y C, es importante tenerlos controlados para que no pasen a formar parte de categorías superiores o inferiores.
  • Los productos de la categoría C son los menos importantes, es decir, son aquellos que tienen el valor de consumo anual más bajo. Por lo tanto, la reposición es menos frecuente. Como regla general, las empresas no almacenan más de un artículo de esta clase y vuelven a reponerlo en cuanto sale de su stock.

Debes saber que existen otros métodos de gestión de stocks, pero antes de elegir una técnica, es importante que tengas en cuenta una serie de factores, como los volúmenes de tus pedidos, tu capacidad de almacenaje, el diseño de tu depósito, tus previsiones anuales, los valores de consumo anuales, etc.