Por qué es importante medir KPI en el depósito

25 marzo 2020

Los indicadores clave de rendimiento o KPI son uno de los tipos de métricas más utilizadas hoy en día en las empresas, ya que sirven para medir objetivamente el rendimiento de los procesos productivos.

Así, estos indicadores permiten comparar el desempeño de una actividad a lo largo del tiempo y ver su evolución para detectar oportunidades de mejora. Pero, ¿por qué es importante medir los KPI en el depósito y qué sistemas se pueden utilizar para realizarlo?

¿Qué papel desempeñan los KPI del depósito?

La importancia de medir los KPI en el depósito radica en que funciona como primer paso para controlar y optimizar los procesos. Obviamente, si algo no se puede medir, no se puede entender y tampoco mejorar.

Los KPI del depósito sirven para:

  • Controlar la evolución de un proceso determinado en un tiempo concreto.
  • Analizar si se alcanzan los objetivos y estándares fijados.
  • Tomar decisiones en función de los datos que se están registrando. Hay que evitar la arbitrariedad, medir por medir.

Los indicadores clave de rendimiento en el depósito suelen representarse como un porcentaje, una ratio o un valor y hacen referencia a un periodo temporal determinado.

Selección de KPI en el depósito en función de los objetivos de eficiencia

Como eslabón esencial de la cadena de suministro, el depósito debe cumplir con unos objetivos básicos que giran en torno a: reducir los costos, optimizar los tiempos, mejorar la productividad (producir más con los menores recursos) y garantizar la calidad de los procesos.

A partir de esta base, existen cuatro grupos de KPI a tener en cuenta, en función de los objetivos que miden:

  • Indicadores financieros: controlan los costos operacionales de la instalación de almacenamiento. Por ejemplo, los relacionados con la valoración del inventario, espacio utilizado o la rotación de existencias.
  • KPI de productividad: se ocupan de evaluar la eficiencia de los procesos, es decir, miden la producción real comparada con los recursos empleados para esa operación. Por ejemplo, la productividad de entradas al depósito en función del costo de la mano de obra o la productividad de los equipos de manutención según el número de unidades de carga que manejan.
  • Indicadores clave relacionados con el tiempo: como ya hemos dicho otras veces, en logística el tiempo es dinero y, en el depósito, este lema llega a su máximo exponente. Ejemplos de este tipo de KPI en el depósito son el porcentaje de cumplimiento de plazos o el tiempo de reacción en la recepción de mercaderías.
  • KPI ligados a la calidad: controlan el nivel de servicio que se le está dando al cliente. Por ejemplo, el porcentaje de pedidos servidos a tiempo, el de pedidos con errores o el de stock dañado, entre otros.
Ordenador en el que se ha instalado el WMS para una correcta gestión, y gracias al que se puede medir los KPI en el depósito
Ordenador en el que se ha instalado el WMS para una correcta gestión, y gracias al que se puede medir los KPI en el depósito

El WMS, herramienta clave para controlar los KPI del depósito

La fiabilidad de los datos es fundamental para que los indicadores clave del rendimiento sean útiles y precisos. Los WMS como Easy WMS automatizan la gestión de la información y ayudan a controlar los principales KPI del depósito:

Medir los KPI del depósito determina si se están cumpliendo los objetivos propuestos. Además, estos datos permiten establecer planes de actuación y así optimizar los procesos logísticos.

Contar con la ayuda de software especializado en la gestión de depósitos como Easy WMS sin duda facilita esta tarea. No obstante, si necesitas más información sobre cómo medir los KPI de tu depósito o cadena de suministro con los sistemas de Mecalux, contacta con nosotros y te ayudaremos a encontrar la solución más adecuada para la gestión logística de tu empresa.