Depósito regulador: qué es y cómo contribuye a optimizar la logística

04 octubre 2021

Un depósito regulador es una instalación logística cercana a las líneas de producción donde se almacenan temporalmente los productos finales a la espera de ser expedidos hacia los diferentes centros de distribución o directamente al cliente final.

En este artículo analizamos qué son los depósitos reguladores, qué papel juegan en la logística y cómo optimizar las operativas que tienen lugar dentro y fuera de sus paredes.

¿Qué son los depósitos reguladores?

Un depósito regulador es un centro logístico, situado generalmente cerca de la planta de producción de la compañía, que se encarga de absorber los flujos de salida de los artículos elaborados en el centro de producción, almacenarlos temporalmente y despacharlos para abastecer a otros depósitos de la misma empresa, a distribuidores o incluso a grandes clientes finales.

A menudo, las empresas recurren a esta solución ante escenarios de producción muy elevada en los que el stock a almacenar excede el espacio disponible en la planta productiva. El depósito regulador se erige en ocasiones como el mayor centro de almacenamiento de toda la compañía. En él se depositan los artículos a la espera de ser distribuidos hacia otros depósitos siguiendo una planificación logística y según las demandas puntuales de la empresa. Con frecuencia aloja productos de alta rotación (tipo A y B, según los criterios del método ABC), evitando, salvo excepciones, almacenar aquellas referencias de menor demanda.

Este tipo de depósitos también suelen implantarse en compañías con stock estacional en las que las líneas de producción disponen de una actividad irregular y que habitualmente cuentan con un elevado volumen de mercaderías que necesitan ser almacenadas fuera del depósito principal hasta que se genere su demanda. Este es un servicio logístico corriente que ofrecen los principales operadores logísticos: los clientes contratan un depósito de modo temporal para almacenar el stock hasta que sea demandado por los diferentes depósitos regionales.

Un sistema de gestión de almacenes facilita el control del stock, factor esencial en la gestión de un almacén regulador con estructura multialmacén
Un sistema de gestión de depósitos facilita el control del stock, factor esencial en la gestión de un depósito regulador con estructura multidepósito

Ventajas de un depósito regulador

El depósito regulador es una herramienta logística muy útil para compañías que fabrican, mueven y distribuyen grandes volúmenes de producción. Estos son algunos de sus principales beneficios:

  • Stock centralizado: concentrar el inventario en este tipo de depósito permite tener un control global de la mercadería y minimizar la inversión en la gestión del inventario.
  • Mayor flexibilidad logística: estos centros logísticos hacen que la compañía se adapte mejor a los cambios en la demanda, ya que almacenan temporalmente toda clase de mercadería.
  • Restricción de grandes inversiones: evitan adquisiciones de suelo logístico cerca de las grandes ciudades, donde más aumenta el valor de la superficie de almacenamiento.
  • Disminución de costos de transporte: estas instalaciones logísticas se encuentran entre los centros de producción y las grandes ciudades, lo que permite acortar las distancias de transporte.
  • Reducción de los tiempos de entrega: estos depósitos favorecen un flujo de mercadería eficiente, lo que no solo disminuye los costos de expedición y envío, sino también los tiempos de entrega.

Por todos estos motivos, un depósito regulador es un actor imprescindible en la cadena logística de compañías con un gran volumen de demanda o que aspiran a un crecimiento sostenido. Estos centros permiten que las plantas de producción se especialicen en los procesos de manufactura y que los depósitos regionales, próximos a las grandes urbes, sean abastecidos en todo momento con la mercadería que requieren.

Igualmente, nuevas tendencias del mercado como lo omnicanal han consolidado la implantación de estas naves logísticas, al ayudar a las compañías a mejorar sus políticas de envíos: abastecer a varios depósitos y centros de producción situados cerca de los grandes centros urbanos, actuando como si fueran proveedores internos de stock.

Cómo gestionar un depósito regulador

El depósito regulador ha de estar sincronizado con las plantas de producción de la compañía, con las instalaciones donde se almacenan temporalmente las materias primas y, por supuesto, con el proveedor logístico o el cliente final. Por esa razón, cada vez es más usual automatizar la cadena logística con un sistema de gestión de depósitos (WMS). Este programa facilita el intercambio de datos en tiempo real con todos los actores de la cadena de suministro, además de coordinar las distintas instalaciones logísticas de una misma compañía. En una estructura multidepósito, donde las existencias de la empresa se reparten en múltiples instalaciones, digitalizar los procesos logísticos es clave para disponer de un férreo control del stock.

Los depósitos reguladores acogen y dan salida a un gran volumen de existencias de la planta de producción, actuando como intermediarios internos entre el proceso de manufactura y el de distribución. Para las empresas que cuentan con estas instalaciones, un WMS se convierte en un aliado indispensable, dado que asegura que el depósito regulador coordine las órdenes de pedido internas que recibe de las instalaciones regionales de la compañía.

Los transportadores de cajas aceleran el movimiento de mercancías entre las diferentes zonas de almacén
Los transportadores de cajas aceleran el movimiento de mercaderías entre las diferentes zonas de depósito

Cómo automatizar un depósito regulador

Un depósito regulador requiere de soluciones logísticas que optimicen el espacio de almacenaje, pues debe albergar todos los productos salientes de las líneas de producción. Por tanto, son muchas las compañías que sustituyen sus equipos de manutención manuales por áreas de almacenamiento automatizadas con transelevadores para pallets. Estos sistemas automáticos aceleran la ubicación y extracción de artículos de las estanterías. Se trata de una solución con la que se aprovecha al máximo la superficie de almacenamiento y se provee las estaciones de preparación de pedidos –o, incluso, los muelles de carga– de productos listos para ser expedidos.

Además, un depósito regulador exige rapidez en el movimiento de un gran volumen de mercaderías para abastecer con prontitud los depósitos regionales o centros de distribución de la compañía. Es por ello que se instalan transportadores para pallets, sistemas de transporte automático que agilizan el flujo de mercaderías entre la planta de producción y el depósito o incluso entre varias áreas de almacenamiento. Esta solución dinamiza el flujo de mercaderías hasta la zona de expediciones.

Asimismo, estas instalaciones logísticas también suelen incorporar soluciones automatizadas para favorecer la expedición de productos. Más allá de colocar un circuito de transportadores, existen soluciones inteligentes que incrementan la eficiencia del movimiento de productos. Ese es el caso de los sórteres que, conectados al sistema de gestión de depósitos, clasifican directamente los productos según el depósito regional o centro de distribución al que se enviará la mercadería.

Transelevadores instalados en un almacén regulador que agilizan la ubicación y extracción de mercancía
Transelevadores instalados en un depósito regulador que agilizan la ubicación y extracción de mercadería

Depósito regulador: producción a gran escala

El depósito regulador es una solución ideal para compañías con elevada demanda de producción, convirtiéndose, en muchas ocasiones, en un depósito estratégico donde ubicar todo el producto acabado a la espera de ser expedido hacia el centro de distribución o hacia los distintos depósitos regionales.

No obstante, estos depósitos exigen un elevado control de las existencias para no incurrir en roturas de stock o, por el contrario, en escenarios de sobrestock que multipliquen los costos de almacenamiento. En consecuencia, numerosas compañías combinan sistemas de almacenaje automatizados con un software de gestión de depósitos que sincronice todas las operaciones que tienen lugar en la instalación.

En Mecalux, como proveedores globales de intralogística, disponemos de un amplio abanico de soluciones para potenciar el rendimiento de tu depósito regulador. No dudes en contactar con nosotros; un asesor experto te ofrecerá la mejor solución para tu empresa.