Tecnología que recubre el almacén

01/04/2014

 

Desde el suelo a las paredes y a las cubiertas, se incorporan a la construcción de almacenes nuevos materiales, que aportan relevantes mejoras frente a los tradicionales. La gran variedad de productos ofertados por las empresas dan una idea de la intensa actividad que vive el sector de los revestimientos. Mecalux News analiza las últimas novedades.

Comenzando por abajo. Antes de colocar un suelo técnico en el almacén hay que atender a la cimentación, para que las cargas de la estructura se transmitan al terreno, por medio de las zapatas, en pozos, y de la viga riostra que las une, y que corre por una zanja. Si el ensamblaje es metálico, el ahorro es considerable al articular la unión de la viga con las zapatas, que pueden ser más pequeñas. Así se reduce hasta en un 75% la cimentación total.

Antes de poner la solera, el terreno se compacta y, para darle mayor consistencia, se coloca una capa de 20 cm de zahorra. A continuación se extienden las armaduras y se vierte el hormigón. El suelo del interior del almacén y algunas zonas periféricas a éste se cubren con una solera de hormigón armado, que tiene un espesor de entre 15 y 25 cm, en función de las cargas y la circulación de los vehículos que tenga que soportar. Ahora, ya está todo preparado para colocar uno de los suelos industriales que ofrece el mercado.

 

Pavimentos ultraduros

Entre las soluciones que se comercializan actualmente se encuentra la de la empresa Protecta, el pavimento industrial ultraduro Corr-Unit, destinado a suelos de almacenes tanto nuevos como viejos. Es un material multicapa extraduro y notablemente elástico, de fraguado rápido, muy resistente a la abrasión, a los ataques químicos (disolventes, gasolinas, grasas o aceites), a los atmosféricos y a los golpes. Puede utilizarse para el sellado y revestimiento de toda clase de suelos, y también para proteger de la corrosión las superficies metálicas.

Tiene un solo componente a base de resinas, y el endurecimiento se produce por reacción quí- mica en contacto con la humedad del aire. Entre otras ventajas, elimina el polvo y la arenilla que se forman en suelos de hormigón no protegidos y fratasados de cemento. Se aplica fácilmente con rodillo, brocha o pistola, con temperaturas de hasta 5º C, y su uso es inmediato.

Protecta comercializa, asimismo, el hormigón plástico Betunit, empleado en zonas de rodaduras y suelos deteriorados, que se aplica con distintos grosores; y Lock-Mate, losetas acoplables de PVC flexible, antifatiga, antideslizante y con capacidad de autodrenaje. El Grupo Copsa también está especializado en pavimentos industriales de resinas. Su producto Copsafloor MMA, de metilmetacrilato, está compuesto por una resina de imprimación, mortero y resina de acabado, y se encuentra especialmente indicado en almacenes de mercancías, rampas de acceso y muelles de carga. Se instala en sólo tres horas.

Otros artículos de la empresa son los de la gama Copsafloor Epoxy-Cemento, aplicaciones de resinas sobre soportes cementosos. La resina epoxy o poliepóxido es un polímero termoestable que se solidifica al mezclarse con un agente catalizador o endurecedor. Los revestimientos de nivelación Rodasol, Acerisol, Ultrafix, Rodadeck y Precryl se basan en resinas acrílicas que se aplican sobre cementos modificados con polímeros. Por su parte, los Epoxy Copsafloor, con una gama que va del 100 al 600, tienen distintas propiedades.

 

 

Diversas opciones

Así, por ejemplo, los Copsafloor 100 y 200 proporcionan una gran durabilidad mecánica y química al cemento sobre el que se aplica, y las versiones 200 y 300 se mezclan con áridos de cuarzo en distintas granulometrías y concentrados de color. Se utilizan para elaborar pavimentos industriales de almacenes mecánicos. Con los cuatro componentes: resina, endurecedor, árido y concentrado de color, se puede fabricar cualquier pavimento existente: multicapa, autonivelante, mortero...

Algunos revestimientos avanzados son los Prepoxy Suelos, pinturas epoxy catalizadas con poliamidas, para suelos industriales y almacenes. Otros se basan en poliuretano, con el fin de crear artículos muy elásticos, como Copsalastic, especiales para cubiertas expuestas a ambientes agresivos y para suelos muy transitados. También de poliuretano es la pintura prepolvo Prepur, dirigida a solares de hormigón, a base de resinas alcídico uretanadas.

Presenta gran dureza y adherencia, alta resistencia a la abrasión y es impermeable e insensible a la agresión con productos químicos. Por su parte, Ofiman Mamparas comercializa otra solución: el suelo técnico Movinord, un pavimento elevado formado por baldosas de acero con núcleo de cemento que se apoyan sobre pedestales con base de acero y cabeza de aluminio o acero, con una varilla de regulación también de este último metal.

Las losetas de 600 x 200 x 32 mm llevan en la parte superior una chapa plana de acero y una inferior embutida con múltiples alvéolos. Ambas están soldadas entre sí por 128 puntos y el espacio entre las dos se rellena con cemento. Los pedestales fijados al suelo se pueden regular en altura. También hay que tener presente a la empresa Lotum, que vende pavimentos autonivelantes, totalmente continuos, sin juntas y de fácil limpieza, y también pavimentos sellantes, que son revestimientos económicos para suelos basados en aplicación de resinas pigmentadas o transparentes. Sirven de protección a pavimentos, nuevos o usados, por los que hay tráfico de vehículos.

 

Chapa y hormigón

En cuanto a las paredes de los almacenes, los de estructura metálica se pueden cubrir con paneles de chapa grecada o con bloques o paneles de hormigón. Aunque normalmente se utiliza una combinación de los dos primeros, disponiendo el bloque de hormigón hasta una altura variable, de entre 0,5 y 3 m, y colocando bajo él una placa para evitar un posible deterioro.

Si el almacén precisa de aislamiento térmico, éste se puede obtener extendiendo bajo la chapa un material aislante o empleando un panel tipo sandwich con varios elementos. Astron comercializa diferentes tipos de paredes. El modelo PA es un panel de acero perfilado con acabado exterior en superpoliéster o PVDF. La pared Eurotec tiene un panel de acceso prelacado perfilado en frío con protección exterior de PVDF.

Su aspecto desde el exterior es rugoso y no se ven las fijaciones. El tercer modelo es la pared Polar, un panel sandwich formado por dos paneles nervados, prelacados, perfilados en frío y en continuo, entre los que se ha inyectado una espuma de poliuretano. Así se crea un producto con gran capacidad de aislamiento, que crece según va aumentando el espesor del panel. También puede adaptarse a las paredes PA y Eurotec el Aislamiento Astron, una manta flexible de fibra de vidrio con una barrera para vapor que da un acabado estático al interior de la instalación.

Asimismo, la compañía Clima Block tiene un avanzado sistema de construcción de muros aislados de hormigón, formados por una retícula depilares creada a partir de un encofrado perdido de bloques de conglomerado madera o cemento. El sistema se lleva perfeccionando desde que se comenzó a utilizar en Europa hace 60 años y, entre sus principales ventajas, se encuentra su labor como muro cortafuegos, al poder resistir una temperatura de 1.600 ºC durante más de seis horas.

Esto los hace ideales para construir cerramientos de zonas con elevado riesgo de incendio. Al mismo tiempo, son muros con refuerzo térmico muy buenos para las instalaciones de almace-  namiento que requieren el mantenimiento de una temperatura constante. La elevada inercia térmica y un alto poder de aislamiento rebajan en gran manera el gasto energético.

 

Lana de roca

En Tecresa, empresa especializada en la protección pasiva contra incendios, la solución para la pared de un almacén es su producto Tecwool, con una temperatura de fusión superior a los 1.380 ºC. Es una nueva generación de morteros de composición basada en lana de roca y cemento blanco, con una alta resistencia mecánica y adherencia sobre cualquier tipo de soporte, que resuelven el problema de la formación de polvo, agrietamiento y desfibramiento que se origina en otros tipos de morteros.

No es combustible, tóxico ni patógeno, al no contener asbestos, sílice cristalina, escayola ni cal. También es a prueba de podredumbre e inatacable por roedores y hongos, además de no condensar la humedad y ser un absorbente acústico. Aplicado en forma de pintura, sirve de protección contra la corrosión al acero, al tener carácter alcalino con un pH de 12,5.

La empresa complementa este producto con los paneles Tecbor A y B de protección contra el fuego: placas de magnesita, silicato y otros aditivos, fáciles de cortar, taladrar o alisar, que pueden fijarse con clavos, tornillos o grapas. Su espesor oscila entre 8 y 20 mm y pesa entre 6,4 y 13,4 kg por metro cuadrado. Su mejor aplicación es como protección de estructuras metálicas, conductos de ventilación, revestimiento de pilares y vigas, falsos techos, forjados y cortafuegos en cubiertas.

 

Fibrocemento

También en las cubiertas inciden los nuevos materiales, como el fibrocemento. Lo utiliza, por ejemplo, Euronit Fachadas y Cubiertas, segregada del Grupo Uralita y ahora en Etex Group, en su producto Naturvex, un fibrocemento de nueva generación ya sin amianto y que cumple las más estrictas normas medioambientales.

Este material es una mezcla de cemento con fibras de celulosa o de vidrio. Es impermeable y fácil de cortar y perforar, por lo que se utiliza principalmente como material de acabado de cubiertas y para el recubrimiento de elementos exteriores que deban protegerse de la lluvia, como tuberías o bajantes. Su condición de compuesto económico lo hace muy adecuado en la construcción de almacenes.

Es muy versátil, se transforma, sobre todo, en placas ondulantes y planas, en piezas de cubierta o en conductos, tanto en interiores como en exteriores, y no precisa mantenimiento. Resiste a la intemperie, a los rayos ultravioletas e infrarrojos, así como a los cambios térmicos. Es incombustible y no le afectan las plagas de insectos. La oferta de Euronit para cubiertas de almacenes es el panel Ultratherm, con aislante de poliuretano.

Es una placa de Naturvex a la que se ha inyectado aislante de poliuretano en su cara interior. El resultado es una solución integral para los almacenes: cubierta más aislamiento más barrera antivapor. Es una placa muy resistente, con una densidad de 35 kg por metro cúbico, que protege hasta del impacto del pedrisco. Ultratherm es resistente a la corrosión, a las atmósferas ácidas (clorhídrico, fosfórico, sulfúrico o nítrico), básicas (potasas), sales y soluciones salinas, hidrocarburos o alcoholes.

 

Propuesta de Uralita

Otro producto de la empresa son las placas translúcidas. Son de poliéster Uralita reforzadas con fibra de vidrio y protegidas con un tratamiento de gelcoat mejorado UV-500, estabilizante a la luz y que añade una mejora del índice de amarilleo.

Procycsa, por su parte, dispone de un cerramiento de la cubierta con paneles de chapa nervados que se solapan y se atornillan a las correas con tornillos estancos. Bajo el panel puede albergar una manta aislante, placas rígidas de aislamiento o un panel de chapa tipo sándwich.

La cubierta se puede completar con paneles translúcidos destinados a iluminar de forma natural el interior de la nave y, de cara a la ventilación, es posible instalar en la cubierta ventiladores estáticos, que son sencillos y funcionales. Otra firma, como Lotum, proporciona aislante térmico para cubiertas metálicas o fibrocemento, que minimizan en el interior de la instalación la temperatura del exterior. Para ello, utiliza sistemas poliméricos a base de resinas de policrilato y de base acuosa.

 

Acero perfilado

La solución de Astron, el Techo PR, es un panel de acero perfilado con una capa exterior protectora de superpoliéster, plastisol o aluzinc. Tiene fijaciones de acero inoxidable y juntas selladoras en los solapes. También oferta el Techo Astrotec, un panel plano con elevaciones en los solapes, protegido por un acabado Aluzinc. Es un techo flotante con fijaciones interiores y perfectamente estanco.

La oferta se completa con el Techo Polar, un panel sandwich con espuma de poliuretano, y con el Techo de Doble Piel: un panel inferior PR fijado a las correas Astron. Entre ambos paneles se ubica una manta de aislamiento. En definitiva, materiales cada vez más resistentes y ligeros, y dotados de gran versatilidad, serán los dueños del sector del revestimiento los próximos años.

Nunca como ahora habían llegado al mercado de una manera tan inmediata los frutos de la investigación y el desarrollo. Y las innovaciones ayudan a hacer realidad el camino marcado hacia el almacén totalmente automatizado, entre otras cosas, porque los nuevos compuestos apenas exigen labores de mantenimiento.

 

 

MATERIALES QUE CONSTRUYEN EL FUTURO

Al mercado llegan nuevos productos que ya se están ensayando experimentalmente en los almacenes. Entre ellos se encuentra el hormigón ECC, muy parecido al normal pero 500 veces más resistente a roturas por sobrecarga y un 40% más ligero. Desarrollado por la Universidad de Míchigan, se obtiene incluyendo en la mezcla un 2% de fibras especiales, pero sin áridos gruesos.

En condiciones normales se comporta como un hormigón corriente pero, al ser sometido a grandes presiones, la red de fibras integrada se estira y se desliza ligeramente respecto al componente rígido, evitando la fragilidad y rotura total del elemento. Se le calcula una vida de 100 años.

 

Hormigón en spray

Otra novedad es el Grancrete, el hormigón en spray desarrollado por Argonne National Laboratory, dependiente del Gobierno estadounidense, para sellar las fugas radiactivas. Basta rociar una superficie de madera o de otro material con él para que adquiera la consistencia del hormigón.

Finalmente, se empieza a aplicar el Litracon u hormigón translúcido, inventado por el arquitecto húngaro Ron Losonczi. Tiene la resistencia del material clásico, pero las fibras ópticas que incluye dejan pasar la luz.

 

 

LA SOLIDEZ DEL AUTOPORTANTE

Un caso especial es el de los almacenes autoportantes, en los que las propias estanterías sostienen la estructura que soporta los cerramientos, tanto de fachadas como de cubiertas, sin necesidad de obra civil. Esto les permite optimizar todo el espacio y ser mucho más altos, ya que se evita la obra en altura (sólo se realiza la losa sobre la que se asienta todo el conjunto).

En esta área, Mecalux oferta grandes almacenes automatizados con estanterías de paletización que sustentan tanto la mercancía como el tejado y la pared. En concreto, la estructura se asegura a través del anclaje al suelo de los puntales que forman los bastidores y que una vez unidos estos, mediante los largueros que soportan la carga, crean un robusto esqueleto de acero.

Además, los bastidores se unen por su tope superior con cerchas, lo que, además de permitir sustentar la cubierta, confiere una mayor estabilidad a toda la estructura. Los muros del edificio son, en realidad, paneles anclados a las estanterías fabricados o bien en chapa metálica o bien en panel sandwich con material aislante en el interior.

 

Instalación desmontable

Abri Service-Locabri es otra de las empresas que se mueve en este campo. Comercializa estructuras de almacenaje desmontables, cuya periferia se cubre con lona de PVC o chapa de acero, que se instalan rápidamente y que dejan pasar la luz natural en su interior por medio de su techo de lona translúcida.

Los almacenes son modulables por tramos de 5 m y el usuario tiene la opción de elegir iluminación, suelo o calefacción. Entre los productos de la compañía se encuentra un almacén industrial aislado y sin cimentación con una portada de 15 a 30 m y una altura de 5 a 7 m.

Asimismo, el Grup Vall oferta almacenes termoaislados y también desmontables que pueden montarse en las propias instalaciones del cliente aprovechando espacios infrautilizados. Son estructuras flexibles modulares adaptables a cualquier tipo de suelo.