Banco Sabadell, 70.000 m3 de picking para archivos

01/04/2014

Banco Sabadell ha construido en una nave anexa a su sede corporativa de Sant Cugat del Vallès (Barcelona) un almacén donde centraliza el suministro de material a todas sus oficinas y archiva la documentación que genera. Equipado con estanterías de picking manual con pasarelas, el archivo tiene capacidad para 230.000 cajas.

El nuevo almacén del Banco Sabadell dispone de 7.500 m2 de superficie y está dividido en dos grandes áreas, que suman una capacidad conjunta de 70.000 m3 . La parte destinada al archivo, la más voluminosa, está formada por un complejo de estanterías para picking manual con pasarelas dispuestas a dos alturas. Con este sistema de entreplantas se puede triplicar la capacidad de almacenaje, que en este caso llega hasta las 230.000 cajas de 620x360x301 mm.

La zona dedicada al suministro de material de oficina está formada por un complejo de estanterías convencionales. Los cuatro niveles inferiores de las posiciones más cercanas a la cabecera del almacén están reservados para el picking (con espacio para más de 3.000 referencias de documentación), mientras que los cuatro superiores forman el pulmón para su reaprovisionamiento.

En total, las estanterías de paletización convencional tienen capacidad para 1.500 paletas, ubicadas en huecos que resisten 2.400 kg de peso. Desde este almacén se suministra material a las 1.112 oficinas del Banco Sabadell (1.091 en España). Las estanterías del archivo tienen unos 18 m de longitud en su parte más larga. Cuentan con 13 niveles de carga formados por bandejas metálicas de 220 cm de largo, donde en cada una de ellas hay espacio para un total de 36 cajas apiladas a dos alturas.

A una altura aproximada de 3 y 5,7 metros están montadas las pasarelas, formadas por una estructura metálica apoyada sobre las propias estanterías y el piso metálico estriado. Estas pasarelas se encuentran preparadas para soportar grandes cargas por metro cuadrado. El acceso a las pasarelas se realiza por unas escaleras premontadas y adaptables a la altura del piso. Las zonas de paso abiertas van protegidas con barandillas.

En la actualidad, estas estanterías con entreplantas albergan unas 150.000 cajas. El flujo anual de entrada en el archivo es de unas 30.000 nuevas unidades, pero teniendo en cuenta que en cada ejercicio se destruyen y reciclan las cajas que ya no es necesario conservar, la previsión es que el espacio se agote en unos cinco o seis años. De todos modos, Banco Sabadell dispone de otros almacenes de archivo en Manresa (Barcelona), Oviedo y Valencia.

 

Mejora de los accesos

Antes de habilitar la nave anexa de su sede corporativa de Sant Cugat, situada al lado de la autopista AP7, Banco Sabadell tenía ubicado este almacén y el archivo en el corazón de la ciudad de Sabadell. Concretamente, se encontraba en el edificio que ocupaba antiguamente una fábrica textil, que la entidad adaptó para sus fines.

Sin embargo, debido a su situación en el centro urbano, los camiones grandes no podían acceder al almacén, de modo que solamente podían utilizarse vehículos de pequeñas dimensiones. El nuevo almacén, en cambio, está preparado para trabajar con tráiler o cualquier tipo de transporte. Asimismo, la nave cuenta con más espacio, tanto para suministros como para documentación. De hecho, el anterior almacén llegó al colapso, de modo que el de Manresa tuvo que hacerle las veces de pulmón y almacenar la información más antigua (la que menos se solicita).

El proyecto del almacén de Sant Cugat se empezó a gestar hace un año, aproximadamente, y entró en funcionamiento en noviembre de 2004. El traslado de las 140.00 cajas que por aquel entonces tenía el archivo se realizó en siete semanas, con la participación de 170 camiones con capacidad para 18 paletas (debido al problema del espacio, no era posible utilizar vehículos para 36 paletas).

 

Almacén 'caótico'

Al igual que en la antigua nave de Sabadell, en Sant Cugat el almacenaje es caótico: el sistema informático es quien se encarga de controlar y gestionar las ubicaciones, así como de indicar a los operarios dónde se encuentran en todo momento los documentos. Cuando un trabajador introduce una caja en la estantería, lee el código de barras de la ubicación con un lector de mano y lo asocia a la caja.

Posteriormente, la información del terminal se vuelca en el sistema informático. Cada día, el personal atiende más de 150 peticiones de archivo. Una vez al año, se retira de las oficinas de la red del grupo bancario la documentación que generaron dos años atrás. Es decir, que cada oficina conserva en su propio archivo los documentos del año en curso y los del anterior. De los 12 muelles de carga que tiene la nave, en la actualidad solamente se utilizan cuatro, ya que son suficientes para almacenar las más de 2.000 cajas mensuales que llegan a la instalación.

Otra de las ventajas del nuevo almacén es que, al estar montadas las estanterías con pasarelas a dos alturas y piso metálico estriado, todo el archivo está a la vista. Las tres plantas de la antigua nave de Sabadell eran "las de una fábrica, de manera que no sólo no estaba todo visible, sino que era mucho más complicado el acceso a la cajas", asegura al respecto el director de Logística Operativa del Banco de Sabadell, Joan Brugués.

Además, los huecos de las estanterías del antiguo almacén albergaban hasta tres filas de cajas, de modo que, en ocasiones, era necesario retirar dos cajas para llegar a una tercera. En Sant Cugat, todas las cajas son accesibles directamente. En la planta baja de esta instalación las estanterías tienen cinco niveles de carga, mientras que en las entreplantas sólo hay tres, para que todas las cajas sean asequibles a las manos de los operarios.

 

Playa más segura

El archivo del Banco Sabadell incorpora como novedad una playa de descarga en el pasillo exterior de las entreplantas (en la cabecera de las estanterías) que cuenta con un sistema de seguridad para el operario que hace el picking.

Se trata de una barrera de seguridad que bascula en altura y que el operario baja manualmente antes de que la carretilla elevadora proceda a depositar el material sobre el suelo de la entreplanta. Mientras dura esa operación, la playa de descarga queda aislada como si se tratara de una jaula de seguridad a la que sólo tiene acceso, desde el exterior, la horquilla de la carretilla.

Finalizada la descarga, el operario levanta la barra y accede a la paleta. Toda esta instalación cuenta con un completo sistema antiincendios, imprescindible en un archivo de estas dimensiones. Los aspersores se dispararían automáticamente al llegar a una temperatura de 60 ºC, y lo harían de forma individual, para no dañar nada que no sea imprescindible. Con todo, las cajas de cartón resisten razonablemente al agua, y los documentos que albergan están clasificados dentro de bolsas de plástico, lo que confiere aún mayor seguridad.

 

Sistema Movibloc

La documentación relativa a los recursos humanos del propio Banco de Sabadell tiene un tratamiento especial –puesto que se considera confidencial– y no se encuentra en las estanterías de picking con pasarela. Este tipo de documentos se guardan en armarios montados sobre bases móviles que se desplazan a lo largo de raíles mediante el sistema Movibloc y a los que sólo tienen acceso determinadas personas.

El sistema Movibloc elimina todos los pasillos entre las estanterías menos uno. Éstas se desplazan en función del pasillo al que se desea acceder. El mecanismo de accionamiento es manual-mecánico: gracias a una manivela y a un conjunto de piñones y cadena se trasmite a las ruedas motrices el movimiento en la dirección deseada.

De este modo, se pueden mover los armarios fácilmente, con un mínimo esfuerzo. Se trata de un sistema compacto que permite duplicar la capacidad de almacenamiento o reducir el espacio que se quiere ocupar. Los carriles tienen forma de omega de bajo perfil y están pensados para ser colocados directamente sobre el pavimento sin necesidad de obra civil ni de tarimas (siempre que exista una correcta nivelación del suelo; si no es el caso, se pueden empotrar en tarimas sobrepuestas en el suelo existente).

Las ruedas van montadas sobre rodamientos autolubricados que se desplazan sobre un carril con el perfil estudiado para obtener una perfecta rodadura.

 

Material listo en 24 horas

En cuanto al suministro de material de oficina, las paletas de las estanterías convencionales tampoco tienen una ubicación específica, ya que es el ordenador quien controla las posiciones. Para las acciones de picking, se imprimen previamente unas etiquetas adhesivas que contienen la información de quien ha solicitado algún producto y dónde hay que enviarlo.

Entonces se van a buscar todos los artículos y se introducen en una bolsa que el operario precinta con la misma etiqueta que contiene los datos del pedido. Posteriormente, la bolsa se deposita en el cesto que corresponde con la dirección a la que debe llegar el envío.

Lógicamente, de los cuatro niveles de carga de la zona de picking, los dos centrales son los que albergan los productos de mayor rotación, ya que se trata de los más accesibles. La operativa del almacén de material y el archivo está subcontratada a una compañía externa. Las oficinas del banco, por su parte, guardan un pequeño stock de material. Pero se procura que sea mínimo, puesto que la documentación, por ejemplo, es cambiante y deberían desecharse grandes cantidades.